Coplas a la muerte de su padre

Hoy en el metro, en una de esas pegatinas donde te ponen fragmentos de obras literarias, me encuentro con las coplas de Manrique.
Fue uno de los primeros fragmentos de obras en verso que nos hicieron memorizar en mi colegio, a cargo del Sr. Viera. Aún hoy la recuerdo perfectamente.
Me emocionó verla ahí, igual que yo la había memorizado, asi que os la pongo aquí para que también vosotros la podáis memorizar... :D

Recuerde el alma dormida,
avive el seso y despierte,
contemplando
cómo se passa la vida,
cómo se viene la muerte
tan callando;
cuán presto se va el plazer,
cómo después, de acordado,
da dolor;
cómo, a nuestro parescer,
cualquiera tiempo passado
fue mejor.

Y pues vemos lo presente
cómo en un punto s'es ido
y acabado,
si juzgamos sabiamente,
daremos lo no venido
por passado.
No se engañe nadie, no,
pensando que ha de durar
lo que espera,
más que duró lo que vio,
porque todo ha de passar
por tal manera.

Nuestras vidas son los ríos
que van a dar en la mar
que es el morir;
allí van los señoríos
derechos a se acabar
y consumir;
allí los ríos caudales,
allí los otros, medianos
y más chicos,
allegados son iguales
los que viven por sus manos
y los ricos.

3 Comentarios:

o dijo...

jajaja, ayer mismo la vi yo y la estuve recitando!!!

me las sabía de memoria ya que tuve que recitarlas en el salón de actos delante de todo el mundo durante el día del libro :D

Onir dijo...

era yo el de antes :P

ias1986 dijo...

Tío, yo me metí en teleco para olvidarme de estas cosas... pff... cuántas horas habremos pasado memorizando esta y otras muchas poesías y cancioncillas...