Fuenterrabía

Aquí estoy aún, en el aeropuerto de San Sebastián esperando a que pase el tiempo para coger el avión de vuelta a Madrid. Como aún me quedan un par de horas, he pensado escribir el post desde aquí, que luego me ataca la pereza y no hay manera de es escribir un post a la altura de Fuenterrabía...
Menudas mini-vacaciones! Empezaron bastante mal, pero terminaron de cine. Empezaron mal porque fue un infierno llegar hasta aquí. El avión que tenía previsto coger a las 7:20AM del Sábado estaba retrasado por "problemas técnicos" y la opción que nos dieron era llevarnos en avión a Bilbao y desde allí un autobús a San Sebastián. Resultado? Que en vez de los 40 minuto del viaje en avión, tuve que esperar 1 hora por el vuelo a Bilbao y 1:15 de autobús a San Sebastián...
Pero bueno, al mal tiempo buena cara! No había dormido nada en toda la noche anterior, trabajando en unas cosillas y preparando la maleta, así que dormí siempre que no me movía durante más de 5 segundos, con lo que se me hizo "bastante" corto el viaje... :D
Al llegar al aeropuerto de San Sebastián me di cuenta de que no había imprimido el mapa que mandó Trucha con la posición de la casa de Gorka en Google Earth... mierda! Estaba cansado, con equipaje y con mucho sueño y no sabía exactamente dónde tenía que ir. Pero sabía que la casa de Gorka estaba cerca del aeropuerto y del mar, así que seguí mi instinto femenino y me puse a andar hacia donde yo creía que estaba la casa... Y efectivamente, unos cuanto metros más adelante y tras preguntar un par de veces, me planté en casa de Gorka.
Hasta aquí el fin de la aventura.
A partir del momento en el que llegué a casa de Gorka, todo cambió. Llegué sobre las 11:30 AM y sólo estaban despiertos Lesmes y Trucha. Poco a poco fueron apareciendo todos... Éramos 9 valientes esa mañana: Gorka, Carmen (Bitxu), Cris (Lolita), Gayo, Lourdes, Trucha, Lesmes, Santi y yo recién llegado. Estaban todos bastante tocados de la noche anterior que fueron a Irún, pero a pesar de todo organizamos el día. Nos fuimos a comprar material para estrenar la barbacoa de Santi y llenar la nevera y luego nos fuimos a la playa de Hendaya a pasar el día. Nuestro coche, el Corsario, encontró aparcamiento a pie de playa, el Clio tuvo que dar un par de vueltas para encontrarlo... La playa, increíble. El solaco, aún mejor. Nos bañamos en la playa, aeious en el agua, partido de fútbol playa incluido, palas de tenis, excursiones a la bolla, Gorka enterrado con pechos anatómicos, balón de rugby... Nos lo pasamos increíble, acabamos todos rojos como cangrejos por culpa del solaco y deseando que llegaran las dos que faltaban (Laura y María) para poder irnos a casa y darnos el homenaje con la barbacoa de Santi.


Y así fue. Nos fuimos raudos a casa para prepararlo todo. Nosotros (Lefo, Santi, Trucha, Gayo y yo) nos adelantamos en el Corsario para intentar colocar la mesa de la cocina en la terraza, pero a pesar de los complejos cálculos de trigonometría que hicimos y de desmontar miles de puertas, nos quedamos a un paso de la gloria Tuvimos que retroceder y dejar la mesa en la terraza delantera, donde disfrutamos de los costillares de Santi y las tortillas de patata con huevos asturianos de Lesmes.


Después de cenar, los débiles se quedaron en casa dormitando (Lesmes, Gayo y Santi) y los demás nos fuimos a por un helado a Hondarribia. Gorka nos dio un larguísimo tour por la zona antigua de Fuenterrabía y después, muy al final, pudimos comprar un helado.

Nos lo tomamos en la oscuridad en el borde de la playa mirando al cielo. Lourdes decidió tirar su zapato para ver cómo bajaba y tuvo que ir SuperTrucha a por él, sorteando miles de trampas feroces con profundas piscinas.
La noche empezaba bien. Volvimos a casa, despertamos a los débiles y empezaron a caer las primeras copas en casa, con música y juegos varios. Terminamos en Irún, en las fiestas. La feria montada con jaulas y coches de choque, todos los vascos vestidos con el traje típico, blanco y rojo, y las boinas. Nosotros con lo que teníamos, con Salamanca (arte, saber y toros!!!) y el novio en Hawai fuimos a darlo todo. María y Cris se me escapaban siempre que podían y volvían con regalos varios, Santi toreando con su capote improvisado y todos bailando en la calle. Terminamos en los coches de choque y como no, con Salamanca en mitad de la calle.











Luego nos fuimos... a la playa! Exhibición de los hombres en la playa, aguantando las gélidas temperaturas sin nada que esconder. Todas las mujeres (- Bitxu) se quedaron mirando... mal, mal mal!!! Y encima ladronas... Si es que...
El primer día fue increíble. A pesar de todo, los siguiente mantuvieron el listón bien alto también. El domingo hicimos unos riquísimos pollos a la sidra de comida y terminamos en la playa de Fuenterrabía, con un día nublado pero caluroso (menos mal, porque estábamos todos como para pasar otro día de solaco como el primer día...). Partido de fútbol entre todos, con porterías reglamentarias y balón cedido por lugareños en condiciones, y no esa mierda roja de plástico que teníamos nosotros...


Terminamos con bañito en la playa y visita al Faro. Gorka nos guió a su manera: nos enseñó todas las maneras posibles de NO ir al Faro. La última fue la buena, y nos subimos a disfrutar de las vistas. Ya de paso saqué algunas fotos increíbles que se te quitan la respiración...


Luego para casa corriendo, que queríamos cenar en una sidrería. Resultó que estaba todo cerrado y ya cuando volvíamos para casa andando con la idea de no cenar, Bitxu se encontró con un papel de Telepizza que nos salvó la vida. Cenamos pizzas en casa y copas de nuevo. La pirámide, El Eje y Furor. Al final nos pudo el apalanque y los tíos emigramos a la playa para terminar allí la noche al amanecer.
Ya sólo quedaba el Lunes. Contábamos con la presencia de Pedrito, pero al final no pudo venir. Lástima! Hartos ya de carne, compramos lechuga e hicimos dos buenas ensaladas. A pesar de que María no sabe cortar tomates, pude salvar la situación...
Volvimos a la playa de Fuenterrabía. Más fútbol, pero esta vez España (Santi, Gayo y yo) contra Marruecos. Ganó España 5-2!!! Al terminar en la playa nos fuimos (pronto esta vez) a la sidrería, pero también estaba cerrada. Ante la posibilidad de que nos volvieramos a quedar en pelotas, decidimos comer en Fuenterrabía de tapas. Fueron abundantes, variadas y regadas con mucha sidra.
Al terminar de cenar, nos fuimos a San Sebastián, que muchos no lo conocíamos... Estuvimos en la Concha, tomando unas copas en el Bataplan. Luego vuelta a la playa de Fuenterrabía con la música a todo trapo hasta que vino la policía a cortar el rollo...

Hoy martes por la mañana, batida general para limpiarlo todo y dejarlo mejor que cómo lo encontramos. Fue una matada, pero al final lo hicimos! Poco a poco empezaron a marcharse los coches, y yo me quedé solo en el aeropuerto esperando a que saliera mi avión...


Las fotos, como siempre, en Flickr

1 Comentario:

Gorka dijo...

muy bien gandi, muy currado el resumen, excepto por cuando me tokas los cojones cn lo de llevaros al faro y algunas cosas mas..jejej por lo demas, mis felicitaciones!